Ángel de la Independencia



La Agencia de Gestión Urbana te informa que el Monumento a la Independencia, conocido popularmente como  El Ángel de la Independencia, ubicado en la glorieta localizada en el cruce de Paseo de la Reforma, Río Tiber y Florencia, fue inaugurado en 1910 para conmemorar el Centenario de la Independencia de México por el entonces presidente de México, Porfirio Díaz. Éste, es uno de los monumentos más emblemáticos de la urbe y usado actualmente como un icono cultural de la Ciudad de México y lugar de festejos y manifestaciones nacionales.

Realizado como una columna honoraria rematada con una estatua de la Victoria Alada sosteniendo una corona de laurel y una cadena rota de tres eslabones, esta columna a su vez sobre un pedestal escalonado completado por diferentes estatuas e inscripciones alegóricas a la independencia de México.

1821-1843:

Terminada la independencia se consideró construir en la plaza de armas de la Ciudad de México (conocido hoy como el Zócalo), un monumento a la independencia.

1843:

El entonces Presidente Antonio López de Santa Anna convocó, con el apoyo de la Academia de San Carlos, a un concurso para seleccionar un proyecto para erigir un monumento a la Independencia. La colocación de la primera piedra fue el 16 de septiembre de 1843. La cimentación y la construcción del zócalo iniciaron, pero al llevar como un metro y medio del zócalo, por la falta de fondos públicos y el cambio de gobierno, se abandonó su construcción, dejando sólo el zócalo, mismo que dio su apodo a la plaza de armas de la Ciudad de México.

1865:

Durante el Segundo Imperio Mexicano se volvió a convocar a un concurso para erigir el monumento. La emperatriz María Carlota Amalia colocó la primera piedra, pero este intento no pasó de allí por la caída del imperio.

1886:

Se convoca a un concurso internacional para construir un monumento a la independencia, pero ahora en una de las glorietas del Paseo de la Reforma, mismo que gana la firma estadounidense Cluzz and Shultze de Washington, D.C. En enero de 1887 el gobierno resuelve posponerlo, por lo que venden al gobierno sus derechos, retirándose de la construcción y quedando sin construir al final.

1891:

La entonces Secretaria de Comunicaciones y Obras Públicas a cargo del General Francisco Z. Mena se encarga de la obra, pero es hasta 1900 que nombra al arquitecto mexicano, Antonio Rivas Mercado, como encargado del proyecto, mismo que nombra al escultor italiano Enrique Alciati como encargado de la realización de las esculturas y bajorrelieves, y al ingeniero Roberto Gayol como encargado de la obra civil.

1902:

El General Porfirio Díaz puso la primera piedra el día 2 de enero y colocó dentro de ella un cofre dorado con el acta de independencia y una serie de monedas de cuño corriente de la época.

1906:

En el mes de mayo, cuando ya se habían construido las bases de hormigón y colocado unas 2 mil 400 piedras con una altura de 25 metros se hizo notorio el hundimiento de uno los lados del monumento, por lo que creó una comisión de estudio compuesta por los ingenieros Guillermo Beltrán y Puga, Manuel Marroquín y Rivera y Gonzalo Garita. Mismos que determinaron que los cimientos del monumento estaban mal planeados, por lo que se decidió demoler lo construido.

1907:

Para reiniciar la obra se nombró una Comisión Directiva, compuesta por los ingenieros Guillermo Beltrán y Puga, Manuel Marroquín y Rivera y el arquitecto Manuel Gorozpe, quedando al cuidado de la obra artística el arquitecto Antonio Rivas Mercado.

1910:

El 16 de septiembre el entonces presidente, Porfirio Díaz, lleva a cabo la inauguración.

1923:

Inician los trabajos de adaptación del interior del pedestal de la columna y la construcción de tres nichos para albergar en urnas los restos de diferentes héroes de la independencia que se trasladarían desde la Catedral Metropolitana de la ciudad de México y de otros puntos del país en 1925, por lo que se convierte en un mausoleo.

1929:

El 6 de abril de este año  el presidente Emilio Portes Gil por decreto manda a construir en la cara poniente del pedestal un nicho para una lámpara votiva a gas, la cual debería permanecer siempre encendida en honor al recuerdo de los héroes cuyos restos están ahí depositados, esta flama la inauguró este el presidente, el 12 de mayo de 1929, quedando la obra a cargo del ingeniero Federico Mariscal.

1957:

El 28 de julio un terremoto azotó a la ciudad de México y la Victoria Alada es derribada quedando destrozada al pie del mismo, por lo que debe restaurarse el monumento, quedando los trabajos bajo el mando del Dr. Ernesto Sodi Pallares quien refuerza el interior de la columna con placas de metal y remplaza la escalera de piedra del interior por una metálica, además de construir una nueva victoria alada la cual es colocada en la cima, de la antigua solo está expuesta al público la cabeza aplastada en la entrada del Archivo Histórico de la ciudad de México, el cual fue reinaugurado el 16 de septiembre de 1958.

1985:

Luego del terremoto de la Ciudad de México, quedó dañada la estructura y varias de las obras artísticas del monumento, las cuales fueron restauradas bajo la dirección del arquitecto Ramón Bonfil.

Descripción del Monumento:

Inspirada en las columnas honorarias de los romanos como la Columna de Trajano, es muy similar a otros monumentos modernos como el dedicado a la victoria o columna de la victoria en Berlín, Alemania. La altura del monumento es de 90.16 metros, más 1.5 metros que tienen las gradas construidas en 1910 y 3 metros adicionales que tienen las gradas construidas en 1986, para un total de 94.66 metros y que muestran el hundimiento de la ciudad, este monumento tiene para fines prácticos una orientación oriente – poniente.

Victoria alada

En la punta de la columna, se encuentra una estatua hueca de bronce que representa a la Victoria Alada en actitud de vuelo con las alas abiertas, con el brazo derecho extendido y sosteniendo una corona de laurel con la intención de colocarlo sobre la cabeza de los héroes, el brazo izquierdo extendido hacia abajo y atrás sosteniendo en la mano una cadena rota de tres eslabones símbolo de los tres siglos del virreinato y la dependencia política de España. Toda ella revestida por hoja de pan de oro.
A esta estatua es que se le da en específico el nombre popular de Ángel o el Ángel de la Independencia.

Pedestal

Bajo la Victoria Alada hay una caseta con una puerta al oriente que da acceso a una terraza, de no más de 80 centímetros, que la recorre perimetralmente y que es resguardada por un barandal de bronce repujado que anteriormente tenía escudos de bronce en las cuatro caras con las iniciales R.M. “República Mexicana”. Un adorno formado por cuatro águilas con las alas extendidas, volutas y hojas de acanto en los cuatro lados sostiene a este mirador.

Columna

La columna mide 2.90 metros de diámetro, en cuyos lados están esculpidas guirnaldas de encino, enlazadas por anillos que circundan la columna y medallones florales, en dos de esos anillos se esculpieron los nombres de ocho próceres de la independencia en el lado suroriente los de Iturbide y Allende, en el surponiente los de Mier y Terán y Galeana, al norponiente los de Victoria y Rayón y al nororiente los de Matamoros y Aldama. Las guirnaldas nacen de cuatro cabezas de león esculpidas en el anillo más bajo, bajo éste, en el lado oriental, se encuentra un bajorrelieve que representa la fama que lleva una trompeta. Al pie de la columna se encuentran dos coronas: una que simula la piel de una serpiente y bajo está una de laurel.

Base de la columna

En el oriente del pedestal, en su parte superior, se ubica un grupo escultórico llamado “Apoteosis del Padre de la Patria” compuesto por tres figuras, dos de ellas figuras simbólicas: de pie se ubica enarbolando una bandera mexicana el cura Miguel Hidalgo, al sur sentada con un libro y una pluma la musa de la Historia, al norte en actitud de levantarse y ofreciendo a Hidalgo una corona de laurel se encuentra La Patria. El pedestal, que tiene base cuadrada, tiene en los extremos cuatro estatuas a un nivel un poco inferior que la de Hidalgo correspondiendo a José María Morelos en el suroriente, a Francisco Xavier Mina en el surponiente, a Nicolás Bravo en el norponiente y a Vicente Guerrero en el nororiente. Bajo éstas, en las caras norte y sur del pedestal, se encuentran dos rosetones que permiten la entrada de luz al interior del monumento, en cada cara se muestran en bajorrelieve dos haces romanos, además de hojas de encino y laurel que representan la fuerza y la victoria respectivamente. En la fachada oriente se encuentra un escudo ornamental con las fechas de proclamación y consumación de la independencia (1810 – 1821). En el descanso del primer cuerpo del pedestal del lado oriente, se encuentra la escultura de un león macho que es conducido por la figura de un niño, que simboliza la fuerza y la inteligencia respectivamente. Todo el borde de éste, fue decorado por un arreglo llamado escocia compuesto por hojas. En los extremos se ubican cuatro pedestales sobre los cuales hay cuatro figuras sentadas, las cuales corresponden a La Paz en el suroriente, a La Guerra en el surponiente, La Justicia en el norponiente y a La Ley en el nororiente. En las paredes de este nivel en la cara poniente se ve el nicho con la llama votiva, al oriente se encuentra la entrada al interior del monumento, cuya puerta de hierro y bronce tiene un bajorrelieve de un busto con un gorro frigio, cuya modelo fue la hija menor del arquitecto Rivas Mercado, a su costado sur se encuentra un bajorrelieve con figuras de origen grecorromano todas relacionadas con la diosa Atenea que era la protectora del pueblo romano, además de los símbolos de la república romana como un hato de flechas, una hacha y un bastón de mando con la inscripción latina, SPQR (Senatus Populusque Romanus – El Senado y el Pueblo Romano). Del lado norte otro bajo relieve con figuras mexicanas aunque bajo interpretación europea un Escudo Nacional y la efigie del dios Quetzalcoatl, a los costados de estos y ocultos un escudo nacional al sur y un escudo de atenea al norte.

Interior del monumento

El interior del pedestal se encuentra la zona de urnas, a las cuales se accede por un pasillo que recorre todo el perímetro, el cual es cerrado por dos puertas de bronce y hierro en las cuales tienen resaltada la palabra Gloria, entrando por la puerta sur, en el costado sur se encuentra la primera puerta para el nicho de la urna, que son de un estilo Art Decó con un escudo nacional en la parte superior; en esta primera, se leen los nombres de Morelos, N. Bravo y Matamoros, en la del lado poniente la que corresponde a Hidalgo, Allende y Aldama, al norte se leen los nombres de Victoria G. , Guerrero, Quintana Roo y Leona Vicario. En las esquinas interiores se encuentran cuatro lámparas eléctricas que simulan antorchas con una flama hecha de vidrio opaco, en las esquinas exteriores un adorno compuesto por bastón de mando cubiertos por un gorro frigio rodeados de ramas de laurel. Para acceder al mirador, hay que seguir al fondo pasando a la izquierda de la estatua de Guillén de Lampart se entra a un gran vestíbulo donde una escalera de dos descansos lleva a la escalera en caracol que permite subir al mirador. La plataforma principal tiene una forma compuesta por un círculo y un cuadrado, de la cual parten por cada punto cardenal cuatro juegos de escaleras, en los extremos del cuadrado se encuentra cuatro obeliscos que sirven de base a cuatro faroles de luz eléctrica con cubierta de vidrio opaco en forma de globo, que salen de una moldura metálica con cabezas de leones.

Esculturas

Originalmente todas las esculturas del monumento deberían ser de mármol, pero solo las más altas lo son, las de bronce se hicieron inicialmente en México en bloques de yeso, para luego llevarse a Florencia, Italia donde se tomaron como base para hacerlas por el método de cera perdida. Las esculturas de mármol se empezaron en Francia con mármol de carrara para lograr transportarse con el mínimo de peso a México, donde fueron detalladas. De la escultura llamada comúnmente el Ángel es en realidad una representación de Niké la diosa griega alada de la victoria y se menciona que la modelo para el mismo fue una secretaria del General Porfirio Díaz llamada Ana María Mazadiego Fernández. Por otro lado, se menciona que las figuras sedentes representan a cuatro diosas griegas: la Ley (Diosa Eunomía), la Paz (Diosa Irene), la Justicia (Diosa Dice) y la Guerra (Diosa Atenea), aunque ninguna de estas tiene los atributos propios de estas diosas, como sería el escudo con la cabeza de medusa en la diosa Atenea y el uso de una lanza en vez de una espada.